Videntes en la Alhambra, ramitas de romero y predicciones

La videncia es un don que conviene respetar, tanto por las personas que acuden a los videntes a buscar consejo como por los propios practicantes de la adivinación. Si se puede ayudar a los demás con una habilidad tan maravillosa, más vale hacerlo bien y respetar el poder que se tiene entre las manos. Es algo que tienen bien aprendido las mejores videntes españolas en www.ruthmontenegro.com, que siguen lo que podríamos llamar un «código de buenas prácticas».

Por desgracia, también nos encontramos con actitudes poco edificantes. Las personas que acuden a las consultas del tarot buscan resolver sus problemas e iluminar sus dudas. Este deseo tan lógico se encuentra a veces con malas prácticas de falsos videntes.

Quizá hayas conocido a algunas personas que se hacen pasar por videntes y adivinos, saltándose todos los principios elementales de la profesionalidad, la educación y el respeto. Es el caso, por ejemplo, de las gitanas del romero de Granada. ¿Quiénes son?

Las falsas videntes de la Alhambra

La majestuosa Alhambra, emblema de Granada, es un espacio en el que las leyendas y la historia se dan la mano. Aquí han sucedido muchas cosas misteriosas y se conserva el exotismo de la magia y el secreto oriental. Es un lugar mágico por sí mismo, pero en sus puertas podrás encontrarte con grupos de gitanas que ofrecen sus servicios a los incautos.

Sí, por desgracia tenemos que llamarlos incautos, porque quienes caen en estas redes de falsa videncia lo hacen coaccionados o engañados. ¿En qué consiste este fraude?

«Quien ve romero y no lo coge, del mal que le venga no se enoje», dice un viejo refrán. Las ramitas de romero son un tradicional amuleto de buena suerte, pero también son uno que pide esfuerzos: dice la tradición que si lo rechazas, atraerás a la mala suerte. Con esa excusa, las gitanas de la Alhambra se acercan a los transeúntes y les ofrecen una ramita gratuita. Son muy insistentes y mucha gente acepta por educación.

En ese momento la oportunista te tomará del brazo y te hará una lectura de manos forzada y sin permiso. Ya sabes lo importante que es tener buena disposición y aceptación cuando acudes a una consulta de tarot, que debe ser voluntaria y libre para ser eficaz.

La videncia no es eso

Estas mujeres no ejercen videncia, solo comentan obviedades sobre el porvenir de esa persona. La sorpresa viene al acabar, cuando la señora dice que el romero es gratis pero la suerte hay que pagarla. Si te niegas, discutirá e insistirá hasta convencerte. Si aceptas, te pedirá más y más, porque nunca es suficiente. Incluso se llega a amenazar con maldiciones y males de ojo. En definitiva, es un completo engaño y una extorsión.

Estas falsas videntes actúan en muchas ciudades. Estas prácticas manchan la imagen de las videntes legales, legítimas y profesionales, que injustamente acaba en el mismo saco que los estafadores. No dejes que te engañen, si necesitas las respuestas de una consulta de tarot, acude a verdaderas expertas como, por ejemplo, las de la web ruthmontenegro.com.

A.Casales