Viajar por España, qué ciudades visitar y lugares con encanto

Pasa a menudo que a los que nos gusta viajar buscamos en un mapa del mundo nuestro siguiente destino. Creemos que para vivir una gran experiencia tenemos que viajar al otro lado del planeta. Coleccionamos sellos de pasaportes, ¡cuando no conocemos nuestro propio país! Y es que para disfrutar de un viaje no hace falta gastarse el dinero en un vuelo trasatlántico, ni pasarnos horas y horas en aviones y trenes, ni volvernos locos con vacunas y permisos de entrada. Sin salir de nuestro país encontraremos tesoros, lugares escondidos y gente única. A continuación os proponemos unas cuantas escapadas, encontraréis más en el blog de viajes por España.

Lugares de ensueño sin salir de nuestro país

Las grandes ciudades, la vida sin fin

Visitar ciudades como Madrid y Barcelona puede ser casi obligatorio. Un sinfín de actividades, un abanico de opciones culturales, edificios y rascacielos que os dejarán sin aliento y una noche que esconde muchos secretos. En definitiva, dos ciudades cosmopolitas que están ya entre las ciudades de referencia mundial. La capital española nos trasporta al corazón de la cultura castellana, con visitas imperdibles cercanas como la ciudad de Toledo. La ciudad catalana por excelencia nos aguarda con una mezcla de edificios vanguardistas y obras del modernismo.

El verde del norte, el calor de su gente

Si las piernas lo permiten, el Camino de Santiago en su variable norte nos ofrece un viaje inolvidable a lo largo de la cornisa cantábrica. Y, si no, siempre se puede utilizar un coche para visitar Galicia, Asturias, Cantabria o el País Vasco. Porque no hace falta caminar ocho horas cada día para poder disfrutar de este paisaje sin igual, siempre acompañado de un buen marisco gallego, un poco de sidra asturiana o un bacalao a la vizcaína.

Para hacer bien el amor…

Si estamos hablando de entender la riqueza cultural de este país, ningún viaje estará completo si no se ha recorrido tanto el norte como el sur. Porque lo único comparable al calor de una tarde andaluza es la sonrisa de sus habitantes, los cuales a vuestro segundo día ya os harán sentir como en casa. Pronto pasarán a formar parte de vuestros recuerdos más preciados los paseos en Córdoba a la orilla del Guadalquivir, los atardeceres en la Alhambra de Granada o las imágenes que forman las procesiones de Semana Santa.

La magia de los pirineos

Uniendo el mar mediterráneo con el mar cantábrico, los pirineos esconden del paso del tiempo a pueblos y regiones. La Vall d’Aran nos ofrece un marco natural sin igual en el país, que hará las delicias de los amantes de la montaña y el senderismo, así como del esquí. Además, su gastronomía de montaña es exquisita.

Secretos por descubrir

No tardaréis en entender que el problema es elegir cuál será vuestro próximo destino. Y es que España guarda un sinfín de pequeños tesoros esperando ser encontrados, desde el nacimiento del Urederra en Navarra hasta los faros de Menorca, desde las ruinas romanas de Tarragona hasta las playas de Tenerife. Todo se resume en preparar la mochila, y echarse a viajar.

A.Casales