Un Andaluz en Colombia

Cuando cuentas a tus amigos y conocidos que vas a ir de vacaciones a Colombia sueles ver en su cara un gesto de asombro y miedo que nada tiene que ver con la realidad del país. Como todos los destinos turísticos tiene sus riesgos y peligros pero lo que si puedo asegurar, al menos en mi experiencia, es que la gente no va con armas por las calles ni te van a meter nada en la maleta ni sufrirás un atraco por ser extranjero.

El pasado verano viaje a Barranquilla, una ciudad al norte de Colombia en la costa caribeña, y a continuación os cuento mi experiencia.

Inicié el viaje en la estación de Santa Justa camino de Atocha (Madrid) desde donde me dirigí al aeropuerto de Madrid-Barajas. Todo perfecto salvo por el miedo que tenia al ser esta la primera ocasión que viajaba en avión. Tuve la suerte que mi compañero de vuelo era un actor colombiano muy amable y atento, que debido a su profesión viajaba mucho en avión, lo cual me tranquilizo bastante. Para que luego digan que los famosos son ariscos y antipáticos.

Al llegar a Barranquilla, tras hacer escala en Bogotá, notas el agobiante calor tropical, así como la humedad en el ambiente proveniente del cercano mar caribe y el caudaloso río Magdalena.

Tras descansar en el hotel y acompañado de mi chica me aventuré a pasear por las calles aledañas al hotel con cierto temor por mi parte. Lo que más me llamó la atención es la cantidad de puestos callejeros donde puedes comprar comida, refrescos o minutos (llamadas a móvil).

La ciudad es bastante bulliciosa aunque el hotel donde me alojé era una zona tranquila de estrato 5. Al parecer la categoría de los barrios varia entre el estrato 0 (barrios marginales y muy peligrosos) hasta el 7 (zona muy segura).

En los días posteriores conocimos algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad como la Catedral Metropolitana, el paseo Bolívar, el Parque Metropolitano o el Estadio Roberto Meléndez.

Para desplazarnos por la ciudad utilizamos taxis que son bastante económicos aunque no tienen taxímetro como en España y tienes que negociar el precio de antemano.

El penúltimo día de las vacaciones fuimos a la cercana población de Santa Marta que es la segunda ciudad más turística del país tras Cartagena de Indias. El viaje en autobús desde Barranquilla tarda cerca de hora y media siendo también curioso, al menos para mí.  A mitad del trayecto el autobús se detuvo y entró un empleado de la compañía con una cámara de video para grabar a los viajeros. Al parecer es una medida de seguridad para evitar que algún viajero atraque al resto y se de a la fuga, cosa que al parecer sucedía en el pasado.

Al llegar a la ciudad se respira en el ambiente la humedad del cercano mar caribe que espera al fondo con unatonalidad azul-turquesa la llegada de los bañistas.

Alquilamos una carpa por cerca de 10 euros (20.000 pesos) tras regatear con el encargado que al ver que no era colombiano pretendía cobrarme más que al resto. Esto es algo habitual, a los extranjeros los cobran más aunque a decir verdad los precios son muy económicos comparado con los que puedes encontrar en España.

La playa estaba llena de gente pero no saturada y era constante el ir y venir de vendedores ambulantes que te ofrecían sus productos (bebidas, helados, arepas, marisco, recuerdos, camisetas).

La sensación de estar metido en el tranquilo mar caribe rodeado de verdes montañas con abundante vegetación en la playa de Rodadero me hacían sentir muy cómodo y relajado. Solo las camisetas de la selección española de fútbol que llevaban algunos de los bañistas colombianos que paseaban por la playa me recordaban que pronto tenia que emprender el viaje de vuelta.

Tras un estupendo día de playa y sin tiempo de poder visitar el parque Tayrona, la Quinta de San Pedro Alejandrino o la cercana bahía de Santa Marta de la que afirman es la bahía más bonita de América regrese en autobús hasta el hotel de Barranquilla para pasar mi ultima noche en Colombia.

Al día siguiente tras hacer las últimas compras regrese rumbo a mi querida España con la sensación de haber pasado unos días muy agradables y el deseo de poder volver otra vez para conocer todo lo que no pude visitar en el primer viaje.как прокалить казанtranslateв рассрочку ноутбукПереходникиhouses for sale in key midtown-miami

A.Casales