¿Qué es la anorgasmia?

Los problemas para conseguir el orgasmo son sufridos por una parte amplia de la población. Muchos tienen que padecer esto en el secreto de su pareja, esperando que el apoyo profesional les ayude. Os hablaremos sobre qué es la anorgasmia femenina y masculina; conociendo el origen de este problema puede ser un inicio para comprenderlo.

¿Qué es la anorgasmia y quiénes la padecen?

La anorgasmia, también llamada disfunción orgásmica, es la ausencia o, en su caso, la deficiencia del orgasmo durante el acto sexual.

Popularmente, durante mucho tiempo atrás, se señalaba a la mujer como exclusiva de este problema, hasta que se hizo popular en el hombre tras la venta de la Viagra, a pesar de que esta trataba la disfunción eréctil.

En cierta medida, las mujeres son las que más padecen esto. La anorgasmia femenina suele ser la más típica por los cambios hormonales tan frecuentes en ellas, sobre todo al comenzar la menopausia. Pero los hombres también sufren de la falta de orgasmo, y en ambos casos pueden darse variados motivos.

¿Cuáles son las causas de la anorgasmia?

Aunque hayas llegado a este artículo porque sufras el problema directamente tú, indirectamente por tu pareja o la curiosidad te haya llevado hasta aquí, te mostramos las distintas causas, psicológicas u orgánicas, implicadas en la anorgasmia.

Para comenzar se distinguen dos tipos de anorgasmias. La primaria es aquella que define a la falta de orgasmo durante toda la vida. Mientras que la secundaria suele darse en momentos eventuales, producida a veces por circunstancias externas al organismo, de raíz psicológica, u otras por el propio organismo, lo que presenta un problema de más sencilla corrección.

Entre las causas más comunes de anorgasmia encontramos:

– La ansiedad, producida mayormente por problemas psicológicos, a veces derivados de traumas con respecto al acto sexual. Otras veces, la monotonía, el aburrimiento y el nerviosismo que produce la timidez en el momento de iniciar el acto sexual son parte de causas psicológicas, que representarían a la anorgasmia secundaria.

– El abuso de alcohol y drogas es otro tipo de anorgasmia secundaria, en el que ambos sexos por igual la pueden padecer. Entre los causantes de esta circunstancia están los psicofármacos; algunos de ellos, como los antidepresivos, contienen indicado este efecto secundario.

– Muchas enfermedades pueden provocar la anorgasmia en algún momento de nuestras vidas, como son las hormonales, por ejemplo en la diabetes y el hipotiroidismo; también en las crónicas, como la osteoporosis y la hipertensión; además en ciertos tipos de cáncer. También se dan casos en que los nervios están dañados o su función se va degenerando, como son los casos de la esclerosis múltiple o ciertas neuropatías, así como en lesiones de la médula espinal.

A pesar de estos problemas, incluso en las anorgasmias primarias, se han podido tener orgasmos ocasionalmente, derivados de determinados contextos o situaciones.

El orgasmo es algo común en el ser humano y su vida en pareja, por tanto no debemos temer tratar sus problemas con la misma atención con la que tratamos cualquier enfermedad o contratiempo.

A.Casales