¿Por qué contratar una flota de vehículos para el transporte de productos?

No hay duda de que una de las mayores preocupaciones que está en la cabeza de aquellas empresas especializadas en el transporte de mercancías y productos perecederos, es contar con una adecuada flota de vehículos que les permita llevar a cabo su actividad de la forma más profesional.

Y es que cualquier empresa de transporte de mercancías necesita contar con una completa flota de vehículos con la que poder transportar todos lo necesario, pero en el caso de las empresas de transporte de productos perecederos, la exigencia todavía es mayor, ya que están totalmente obligadas a cumplir con una serie de normas que se centran en conseguir asegurar la máxima calidad de los productos y que lleguen en el mejor estado posible.

Aquí entran en juego las empresas de renting, que para quien no las conozca, son empresas especializadas en el alquiler de todo tipo de vehículos a precios realmente bajos. Y es que cuando te dedicas al sector del transporte necesitarás contar con un gran número de vehículos para cumplir con tus exigencias.

El problema está en que la inversión que debes realizar para cada uno de estos vehículos en caso de que quieras tenerlos en propiedad es realmente elevada, por ello cada vez son más las personas que deciden recurrir al renting de vehículos para disponer de los vehículos necesarios a un precio mucho más reducido.

De modo que si dispones de tu propia empresa de transporte de mercancías y estabas realmente agobiado por no contar con la flota de vehículos necesaria, no dudes en apostar por las ventajas que te ofrece el renting flexible de vehículos.

Podrás disponer de los vehículos necesarios que mejor se adapten a lo que necesitas y que te ofrezcan las mejores condiciones para el transporte de vehículos perecederos. Porque contar con la flota de vehículos necesaria es fundamental, por ello a continuación te vamos a dar una serie de puntos que debes tener muy en cuenta a la hora de alquilar tu vehículo. ¿Te gusta la idea? Pues presta atención y toma nota.

Vehículo Isotermo

El vehículo necesita ser isotermo, lo que significa que debe tener su interior reforzado con materiales aislantes que permitan el mejor estado de los productos. Los vehículos isotermos garantizan la mejor temperatura en el interior del vehículo.

Vehículo frigorífico

Además de isotermo, el vehículo debe contar además con su propio sistema de refrigeración en el interior que le permita disfrutar de una temperatura que oscile entre los 12ºC y los -20ºC.

Vehículo calorífico

Es importante que el vehículo sea frigorífico, pero también que sea capaz de producir calor a través de aumentar la temperatura interior del vehículo y mantenerla durante el máximo tiempo posible, para aquellos productos que necesiten unas temperaturas elevadas para garantizar el buen estado de sus productos.

Tamaño adecuado

Que el vehículo sea isotermo, frigorífico y calorífico es fundamental, pero nada de ello valdrá si el tamaño de tu vehículo es más pequeño de lo que debería. Por ello es muy importante que prestes una especial atención al tamaño y a las condiciones que tiene para ofrecerte.

A.Casales