Empresas especialistas en soluciones para gestión de nóminas

La gestión de nóminas o Outsourcing es uno de los quebraderos de cabeza dentro del departamento de Recursos Humanos de toda empresa. No solo consume recursos, sino también tiempo que podría emplearse para otras tareas administrativas y para la mejora en la atención hacia los trabajadores.

Para poder agilizar estos procesos, han nacido numerosas empresas cuya labor es la especialización en la externalización y la gestión de nóminas, como es el ejemplo del Grupo Castilla, uno de los más importantes del sector. Junto a ellos, te presentamos a Datanet y a dPG Legal y las características que las hacen ser las más competentes en su campo.

3 empresas líderes en el sector de la externalización

Grupo Castilla: es una empresa con más de 35 años de experiencia innovando en soluciones para empresas y administraciones públicas con un catálogo de soluciones SAAS (Software as a Service) que ayuda a sus clientes a ahorrar tiempo y recursos. Su equipo de consultores especializados utiliza herramientas personalizadas para iniciar cualquier tipo de proyecto que los convierte en uno de los grupos más especializados y con mayor fiabilidad.

Datanet: con sus más de 60 expertos, aseguran el éxito de sus clientes al utilizar lo mejor en tecnología. Están asociados con Microsoft Dynamics Nav y han desarrollado proyectos en diversos países sudamericanos.

dPG Legal: es un despacho de abogados y economistas dirigido más a los órganos jurisdiccionales, aunque también pueden beneficiarse de su trabajo empresas y particulares. Ofrecen soluciones de ámbito legal, empresarial y fiscal.

Tras estas presentaciones quizá sigas preguntándote: “pero ¿es realmente tan crucial externalizar la gestión de nóminas para mejorar la eficiencia de una empresa?”. A continuación, presentamos algunas de sus ventajas.

Por qué externalizar la gestión de nóminas de una empresa

– Reducción en la utilización de recursos.

– Mejora la agilidad en los procesos de altas y bajas.

– No se necesita formar a personal ni disponer de un software específico.

– Descarga de trabajo y mayor concentración en tareas estratégicas y de mejora.

– Reducción del papeleo y del almacenamiento de documentos.

– Más rapidez de adaptación a los cambios del mercado.

– Reducción de riesgos al trabajar con un sistema de recuperación de datos.

– Mejora en la comunicación entre la empresa y los empleados.

– Mejora del servicio hacia el cliente.

– Eliminación de errores de cálculo en nóminas.

– Trasformación de costes fijos en variables.

– Mejora en la competitividad del mercado.

Todas estas ventajas y muchas más se traducen en la apuesta por las personas, el dejar de un lado las tareas administrativas y la compensación de unos empleados con mayor motivación y eficacia en su labor. Asimismo, y aunque no parece de gran valor, se reducen los gastos en mobiliario y suscripciones a bases jurídicas.

Al acceder a estos nuevos recursos, las empresas dan un paso adelante hacia la innovación y hacia la apertura de puertas para desarrollar sus técnicas de negocio. Así, sea cual sea el tamaño de la empresa, todas pueden beneficiarse del outsourcing y de sus resultados más que visibles, ya que su eficacia está probada.

A.Casales