Consejos para la gestión de tu cartera de clientes y pedidos

Uno de los errores que cometen muchas empresas a la hora de diseñar un plan comercial es pensar que en él solo van a intervenir los perfiles comerciales de la compañía. En este sentido, es conveniente tener claro que un punto importante de cualquier estrategia comercial es la gestión que se haga de la cartera de clientes, y en ella pueden participar desde los comerciales, hasta la persona encargada de la contabilidad si así lo requiere en un momento determinado.

Además, es posible que para un mismo cliente participen varios comerciales, haciendo más importante si cabe una gestión organizada y planificada de toda la cartera de clientes.

En el mismo sentido podríamos hablar de los pedidos que se realizan, ya que si no los gestionamos correctamente, la satisfacción de los clientes se puede ver bastante afectada.

Consejos para gestionar una cartera de clientes y pedidos

Disponer de una herramienta de gestión

En primer lugar, en los tiempos que vivimos, en los que la innovación tecnológica ha permitido que se desarrollen herramientas de gestión empresarial de un gran valor para las compañías, resulta imprescindible disponer de una herramienta que de soporte al proceso de gestión de clientes y pedidos. Un ejemplo de este tipo de herramientas es el ERP Sage Murano, que incorpora un módulo de CRM que facilita de forma considerable la gestión de los clientes y de los pedidos realizados por los mismos.

Además, el uso de un CRM permite compartir la información con todos los perfiles que la necesiten, enfocando de esta forma el trabajo con un cliente hacia lo que realmente necesita.

Mejorar el conocimiento de los clientes

Es fundamental que conozcamos a nuestros clientes lo mejor posible: qué compran, cuándo lo hacen, sus exigencias e inquietudes, etc. Si conseguimos conocer a la perfección a nuestros clientes podremos ofrecerles en cada momento lo que ellos esperan de nosotros.

Clasificación de clientes

Otro aspecto que resulta fundamental es diseñar un sistema de clasificación de clientes en función de los aspectos que consideremos importantes tales como la facturación que generan, los plazos de pago, la rentabilidad que producen en la empresa, etc.

Con esta clasificación podremos saber qué clientes son los que realmente nos interesa mantener, pudiendo enfocar más nuestro trabajo hacia estos.

Fomentar la venta cruzada

La venta cruzada puede llegar a ser una de las principales fuentes de ingreso para cualquier empresa. Por tanto, debe existir una coordinación máxima entre todas las áreas que permita realizar acciones comerciales con un cliente de forma 100 % coordinada.

Campañas personalizadas

Las campañas personalizadas hacia los clientes suelen producir mejores resultados y una mayor satisfacción en los clientes, sobre todo debido al bombardeo publicitario al que casi todos estamos expuestos.

Con todos estos consejos, la gestión de clientes se convertirá en uno de los puntos fuertes de tu empresa, fundamental para que la estrategia comercial en su conjunto sea realmente efectiva y te permita mantener un nivel de ventas acorde a tus expectativas, única forma de asegurar la supervivencia de tu compañía en el tiempo.

A.Casales