Consejos para elegir buena lencería en verano y no morir en el intento

A continuación, te revelamos una serie de tips y consejos para presumir de la lencería más sexy durante los meses verano.

Es probable, si no estamos familiarizados con el uso de lencería, que nos parezca una práctica muy difícil o nos surjan multitud de dudas. ¿Me sienta bien esto? ¿No es excesivo? ¿Pasaré calor? ¿Será cómodo? Y es que a simple vista, una lencería más desarrollada, que no solo se limite a la ropa interior básica, puede parecer incómoda. No obstante, todo depende del uso que queramos hacer de ella.

¿Se puede lucir una lencería sexy en los meses más calurosos?

Así, debemos adaptar la forma y el tejido de nuestra lencería a nuestro gusto y necesidades. Siendo verano, parece evidente que no nos colocaremos un body extremadamente abrigado o con una tela muy gruesa. Así, unos de los tejidos más frescos y ligeros que debemos buscar si lo que queremos es comprar lencería sexy es todo aquel compuesto por fibras naturales. De estos, podemos diferenciar entre los que tienen origen vegetal (como el algodón o el lino) y los que tienen origen animal (como la lana, la angora, el mohair o la seda). Como es evidente, algunos de estos no son ligeros, pero te recomendamos que busques prendas que estén fabricadas a partir de algodón, lino o seda, por ser unos tejidos transpirables además de cómodos.

Otro de los materiales más cómodos durante los meses calurosos es el bamboo. Efectivamente, el bamboo, además de ofrecer un brillo y una suavidad únicos, es sostenible (beneficioso para nuestro entorno). Además de ofrecer unos resultados magníficos en cuanto al acabado, y ser ecofriendly, su cuidado es extremadamente fácil. No tenemos por qué darle unos cuidados especiales para que no se pierdan sus propiedades, es de lo más resistente.

El resto de materiales con los que se suelen elaborar las prendas de lencería no son muy recomendables en los meses en los que más afecta el calor, por ser artificiales. Algunos de ellos son el mercerizado, las fibras químicas, la microfibra, la poliamida, el nylon, el poliéster, el modal o el eliastano. Son, tal y como parecen por sus nombres, productos elaborados a partir de procedimientos químicos, por lo que no consiguen la frescura de los materiales naturales.

Otro de los factores que debemos tener en cuenta a la hora de elegir lencería ligera, es la forma que tenga la prenda en cuestión. Apostar por bodies o ligueros es un acierto por dejar a la vista la mayor cantidad de piel. No obstante, esto no quiere decir que no nos podamos poner una prenda más cubriente. En este último caso, para poder lucir un traje completo podemos jugar con las transparencias. La rejilla, el encaje o el satén siempre nos va a ayudar a estar más refrigeradas.

En suma, para elegir nuestra prenda de lencería ideal y fresca, debemos tener en cuenta la composición de esta (te recomendamos los compuestos a partir de fibras naturales) y la forma. Pero, ¡no te olvides de adaptarla a tu personalidad! Lo que prima por encima de todo es tu comodidad y que te sientas lo más sexy posible.

A.Casales