Consejos básicos para limpiar la escopeta

Si eres cazador, sabrás que el mantenimiento y la limpieza de la escopeta son fundamentales para su buen funcionamiento y conservación. Si te estás iniciando, debes saber que es una de las partes más importantes para poder disfrutar de una buena temporada de caza.

Introducción

La temporada cinegética está llegando a su fin y debemos ponernos manos a la obra para que nuestra fiel compañera esté en perfectas condiciones de uso en la nueva campaña. Muchas son las incidencias que pueden surgir en una jornada, desde la lluvia a si se ha disparado mucho o se nos ha caído… por lo que, desde aquí, te damos unos consejos básicos para que vuestras escopetas estén en perfecto estado de revista cuando las vayáis a utilizar de nuevo. En el hipervínculo podéis echar un vistazo a la variedad de escopetas y accesorios, que es muy interesantes.

Estos son algunos de los consejos básicos que te pueden servir

– Un buen almacenaje es prioritario, ya que no se deben guardar en sus fundas, sino en el armero, y se deben mantener lejos de un ambiente húmedo.

– Para las zonas con restos de pólvora, se puede usar disolvente específico, que limpiará estos restos, pero se debe evitar limpiar el cañón y la carcasa con este producto, puesto que dañaría la protección.

– El uso de aceite hay que hacerlo con mesura, ya que su aplicación excesiva en las diferentes partes puede provocar que se solidifique y se peguen partículas de polvo, arenilla, pólvora y demás, por lo que el funcionamiento será deficiente.

– Desmonta la escopeta sacando el guardamano y cañón y pasa un trapo suave (a poder ser, de algodón) y quita el aceite que sobra.

– El cañón se debe limpiar con la baqueta compuesta por tres cepillos, que permitirán limpiar cualquier cañón del calibre 12. La baqueta es flexible y de fibra, para no dañar el interior del cañón. Primero, se pasa el cepillo metálico, para empujar la suciedad hacia fuera, en forma de espiral, repitiendo la operación varias veces y empujando los residuos de pólvora quemada hacia fuera. En segundo lugar, se pasa el cepillo de cerdas duras, para eliminar el resto de pólvora; y, si queda algún resto, se puede usar algún aceite limpiador o producto específico para esta limpieza. Por último, se aplica aceite al interior del cañón utilizando el cepillo de lana, para darle brillo y quitar el aceite sobrante.

– Es muy importante también revisar los chokes interiores intercambiables que lleva la mayoría de las escopetas modernas desenroscando el que esté montando en el cañón y limpiando el paso de estrías del cañón y del choke, para volverlo a enroscar. El choke siempre tiene que estar enroscado a fondo, para no dañar el cañón.

– Revisar las toberas de salidas de los gases, para que no se obstruya con la pólvora y el automatismo funcione como es debido.

– Otro aspecto muy importante es la revisión. Una escopeta, si no es nueva, no debería quedarse sin que la revise un profesional con más de tres temporadas de caza a las espaldas.

A.Casales