Cómo la Marihuana puede usarse con fines Médicos

Mucha gente tiende a relacionar la marihuana directamente con algo malo, perjudicial y peligroso, sin mirar un paso más allá y sin prestar atención a los innumerables beneficios que ofrece la planta de marihuana, que no son pocos. Si no fuese así, no estaría permitida en muchas partes del mundo la venta de semillas de marihuana para su consumo con fines médicos.

Evidentemente la marihuana, al igual que cualquier otro elemento, en exceso resulta perjudicial, pero en la dosis adecuada y siguiendo un uso terapéutico, lo cierto es que se muestra altamente beneficiosa, ofreciendo la oportunidad a muchas personas que sufren diferentes problemas de salud, a sentirse mucho mejor con ellas mismas y olvidarse de los dolores o molestias que puedan sufrir.

La marihuana es altamente beneficiosa para fines terapéuticos gracias principalmente a su composición, que resulta similar a la de medicamente como el delta-9-tetrahydrocannabinol (THC) y cannabidiol (CBD), una sustancia con propiedades analgésica realmente beneficiosa.

Principales beneficios de la marihuana terapéutica

·         La marihuana terapéutica ofrece la posibilidad de acabar las posibles náuseas o vómitos que puedan aparecer a raíz de diferentes enfermedades o tratamientos como la quimioterapia.

·         Tiene propiedades analgésicas que te permitirá reducir dolores al sufrir enfermedades como la esclerosis múltiple o problemas en la médula espinal.

·         La marihuana aumenta el apetito y favorece el aumento de peso, siendo muy recomendable para personas que sufren trastornos anoréxicos derivados de patologías graves.

·         Disminuye la aparición de espasmos así como las contracciones que aparecen a raíz de diferentes enfermedades o problemas como la epilepsia, párkinson o esclerosis múltiple.

·         Es uno de los mejores productos para combatir problemas como la ansiedad o la depresión.

·         Protege a las neuronas en aquellos casos en los que se sufren traumatismos craneoencefálicos o ictus.

¿Cómo actúa en nuestro cuerpo?

La marihuana o cannabis está compuesta por más de 400 sustancias químicas, de las cuales 60 son cannabinoides, siendo una de ellas la delta-9-tetrahydrocannabinol (THC). Estas sustancias actúan directamente sobre los receptores CB1 y CB2, que se encuentran principalmente en nuestro cerebro y que tienen un alto nivel de intervención en los procesos cognitivos o emocionales.

Los receptores CB1 y CB2 se encuentran principalmente en el cerebro, pero también en otras partes del cuerpo, como los ganglios, las amígdalas, el bazo o el corazón.

Eso sí, aunque es cierto que la marihuana resulta una sustancia que puede resultar beneficiosa para tratar problemas terapéuticos, no hay que hacer un uso abusivo de ella, ya que al igual que resulta beneficiosa, también es perjudicial y afecta a la memoria, al aprendizaje, a las emociones, a la coordinación motora o al sistema inmunológico entre otros.

También hay que comentar que los efectos de la marihuana están estrechamente condicionados a diferentes factores, como la edad, los niveles de toxicidad de cada tipo de planta, la tolerancia, la frecuencia en la que se consume marihuana en el día a día, la manera en la que se administra, etc. 

A.Casales