Cómo conseguir la devolución de gastos de mi hipoteca

La sentencia del Tribunal Supremo avalando la devolución de los gastos de hipoteca desembolsados únicamente por el comprador ha sentado jurisprudencia. Aunque en este tema, los bancos se muestren un poco más reticentes a devolverte el dinero, tienes todo el derecho a pedirlo y muchas posibilidades de que te lo devuelvan sin ir a juicio.

Pasos para conseguir que el banco te devuelva el dinero

En el caso de los gastos de hipoteca, el Gobierno no ha legislado y ninguna entidad financiera ha tomado una medida general de devolución como en la cláusula suelo. Así que si quieres recuperar tu dinero, has de reclamarlo. Para ello, solo tienes que seguir los siguientes pasos:

1. Contactar con un despacho de abogados, puede ser más rápido si es online, que estudie tu caso y presente la reclamación ante el banco para la devolución de gastos de hipoteca.

2. Te pedirán que rellenes el formulario y adjuntes la documentación que te soliciten.

Una vez les hayas presentado los documentos que te piden, analizarán tu caso y te propondrán un plan de acción. Hay muchas cuestiones a tener en cuenta, por ejemplo, que el titular de las facturas sea el que haga la reclamación, además de estudiar que las facturas estén bien desglosadas y sean correctas.

Una vez hecho el estudio, y si estás de acuerdo con el plan de acción, se inicia una conversación amistosa con el banco o la caja. Si la entidad financiera no acepta, entonces es el momento de plantear una demanda por la vía judicial.

Gran parte de los despachos de abogados cobran solo un porcentaje de lo que gane el cliente. De esta manera, no tienes que pagar los costes por adelantado y te transferirán tu dinero una vez se haya ganado el juicio.

¿Qué gastos puedo reclamar?

Todas las personas físicas pueden reclamar el dinero que pagaron, en solitario, cuando firmaron la hipoteca. Si lo recuerdas, en aquel momento tuviste que desembolsar el dinero para pagar los gastos de tasación, notario, registro e impuesto de actos jurídicos y documentados. Unas facturas que pagaste como hipotecante por una cláusula considerada por el Tribunal Supremo de “abusiva” y declarada “nula”. El dinero lo pagaste tú, cuando a quien le interesaba inscribir una escritura de préstamo con garantía hipotecaria era al prestamista, porque de esta manera conseguía un título ejecutivo, lo que significa una garantía real con la posibilidad de ejecución.

Por tanto, pagaste, probablemente, más de 3.000 euros en la suma de todos estos gastos por una cláusula considerada ahora “abusiva”. Si tu hipoteca es de más de cien mil euros, te corresponderá que te devuelvan 2.980 euros y si es de más de ciento cincuenta mil, podrás reclamar 3.900 euros. Se trata de importes aproximados, ya que depende también de si compraste una vivienda nueva o de segunda mano, y de la región en la que se hizo la compra.

Conclusión

Para que consigas la devolución de los gastos de hipoteca es necesario que hagas una reclamación formal al banco o caja. Si la entidad financiera te lo deniega, tienes que seguir por la vía judicial.

A.Casales