Bebidas que hay que probar si viaja a Andalucía

Viajar a Andalucía es sinónimo de alegría, de buen tiempo, de tapas sabrosas y su gente dando vida a las terrazas de los bares después de la jornada de trabajo. En la comunidad sureña, la vida se vive de otra manera, el sol inunda las calles y apetece salir a disfrutar del ambiente que se crea y a probar su gastronomía.

Puedes deleitarte con el “pescaíto” frito, una tapa de chicharrones de Sevilla o Cádiz, habas con chocos, espeto malagueño, jamón de Jabugo, queso de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, salmorejo cordobés… Hay para todos los gustos. Y, cómo no, una buena comida hay que acompañarla de una buena bebida y, si también es típica del lugar, mucho mejor.

¿Qué beber en Andalucía?

Del mismo modo que ocurre con la comida, Andalucía ofrece un amplio abanico de posibilidades en cuanto a bebidas. Desde vinos con D.O. como el amontillado de Jerez o, el menos conocido pero igualmente recomendable, Vino del Condado de Huelva, que cuenta con variedades de blanco, tinto o el tipo Mistela, de sabor dulce, hasta cervezas artesanales que recientemente se van incorporando a las cartas de más y más bares.

Tampoco puedes marcharte de Andalucía sin probar la bebida que alegra los días de ferias y romerías: el rebujito. Una mezcla de vino manzanilla con bebida gaseosa de lima limón y hielo, que en las calurosas tardes de fiesta popular entra como si de agua se tratara hasta que, como cuentan los andaluces, el rebujito dice eso de “aquí estoy yo” y lo mejor será pedir una tapita de algo para rebajar sus efectos.

Andalucía no es solo tierra de vinos, también destacan sus ginebras

Pero en Andalucía no solo hay vinos. Si quieres darle una tregua a la digestión, nada como la digestiva ginebra o eso suele decirse. Dos son las destilerías más aclamadas en esta comunidad, la destilería más antigua de España, que se encuentra en Higuera de la Sierra (Huelva) productora de la Martes Santo, y la fabricante de la Puerto de Indias, conocida como “ginebra rosa”, de Sevilla. Ambas destilan esta bebida con frutas del lugar, como la fresa de Huelva o las moras de la sierra.

Esta tradición de ginebras autóctonas también se ve en otros puntos del país como, por ejemplo, Galicia, de donde procede la ginebra Nordes para la que se emplea una porción de uva local gallega de variedad albariño mezclándola, como ocurre con las andaluzas, con productos naturales y silvestres como son, en este caso, el laurel o el eucalipto.

Saliendo de las ginebras, también para después de comer, es más que recomendable probar el Brandy de Jerez, una clase de aguardiente obtenida con la destilación del vino de uva palomino que tiene Denominación de Origen en el Marco de Jerez (Cádiz).

Y, para cuando se empiece a animar la noche, Granada te invita a probar su ron de Motril y la capital hispalense a tomarte un Agua de Sevilla, una mezcla de cava, whisky y piña más que popular en las noches sevillanas. Delicias del sur que se grabarán para siempre en tu paladar.

A.Casales